fbpx  

Blog

Problemas de salud que sufren los perros de hocico chato - www.topaulasalud.com

Problemas de salud que sufren los perros de hocico chato

Cada raza de perro tiene sus particularidades, tanto a nivel físico como de carácter, y conocerlas es algo muy importante para saber cuidarlos y darles todo lo que necesitan. De este modo, podemos saber cuánto ejercicio físico requieren o si tienen una mayor predisposición a sufrir ciertas enfermedades en el futuro.

Hoy nos referimos a los perros de hocico chato o braquicéfalos, que se caracterizan por la forma de su cráneo: tienen la cabeza achatada y el hocico corto. En este artículo te hablamos más de ellos y de cuáles son los problemas de salud que pueden sufrir para que puedas darles la mejor calidad de vida posible.

Los perros de hocico chato o braquicéfalos

Los perros de hocico chato son muy populares y resultan adorables, y podemos encontrar unas 20 razas diferentes en una amplia variedad de tamaños. Su característica física principal es que su mandíbula superior es más pequeña, mientras que los tejidos internos deben adaptarse a un espacio pequeño.

Estas razas se suelen caracterizar por sus frecuentes ronquidos, jadeos y exceso de salivación. Además de las dificultades para respirar también se cansan rápido, les cuesta más tragar y pueden vomitar con más facilidad.

Por tanto, el hocico chato les predispone a poder sufrir dificultades y enfermedades respiratorias a lo largo de su vida, lo cual no significa que vaya a ser así en todos los casos. No obstante, siempre será de gran ayuda tener en cuenta algunos cuidados.

Infografía Problemas de salud que sufren los perros de hocico chato - www.topaulasalud.com

¿Cuáles son algunas de las razas de perro de hocico chato?

  • Pug
  • Bulldog inglés
  • Bulldog francés
  • Bóxer
  • Mastín
  • Boston terrier
  • Shih Tzu
  • Pequinés

El síndrome respiratorio braquicéfalo

Los problemas de salud que tienen los perros de hocico chato tienen su causa en el síndrome respiratorio braquicéfalo. Esta afección es de origen genético e incluye una gran variedad de síntomas relacionados con la obstrucción de las vías respiratorias altas. Por ejemplo, problemas dentales, cutáneos, oculares o cardíacos. 

Partiendo de este síndrome, hay algunos cuidados que deberemos tener siempre en cuenta. No obstante, nuestro veterinario siempre nos podrá orientar y, en los casos más graves, recetarle antiinflamatorios o broncodilatadores.

Cuidados para nuestro perro

  • Ejercicio físico moderado

El primer punto a tener en cuenta es el ejercicio físico de nuestra mascota. Como estas razas se suelen fatigar con rapidez, siempre deberemos procurar una rutina de actividad que no sea demasiado intensa. Ritmo moderado y descansos regulares serán las claves para un ejercicio controlado y seguro. Y, por último, es muy importante que usemos arnés en lugar de collar a la hora de sacarlo de casa.

  • Golpes de calor

Las precauciones deberán ser más constantes en épocas veraniegas, ya que podrían sufrir un golpe de calor con facilidad. Deberán disponer siempre de agua fresca, sombra y ventilación, y los paseos tendrían que ser a primera o última hora del día y todavía más moderados.

  • No lo obligues a nadar

A todos nos encantar ver a nuestros cachorros darse un buen chapuzón cuando vamos de excursión. No obstante, con estas razas debemos tener mucha precaución, ya que les va a suponer un gran esfuerzo por su anatomía y, por tanto, un mayor riesgo de ahogamiento.

Como hay diferencias entre cada raza, debemos tener en cuenta que el peligro es mayor cuanto más chato sea su hocico. En este sentido, lo que sufren un mayor riesgo son el bulldog, el carlino, el pequinés, el bóxer o el bull terrier. Para ellos siempre será una mejor opción cualquier lugar con agua que no les cubra, para que así también puedan refrescarse.

  • Viajes en avión

Algunas aerolíneas no permiten que los perros de hocico chato viajen en la bodega del avión porque el riesgo pueden aumentar cuando se encuentran a grandes alturas. No obstante, si nuestro perro es de tamaño pequeño (menos de 8-10 kg), es posible que pueda viajar en cabina sin ningún inconveniente. Por tanto, consúltalo siempre con antelación. Y, como alternativa para los perros grandes, hay empresas que se dedican en particular al transporte de mascotas.

 

Ahora ya sabes un poco más sobre estos perros de rostro inconfundible que tan populares son hoy en día. Con los cuidados necesarios podrás disfrutar de tu cachorro y darle una buena vida.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *