Blog

Pequeñas Mascotas: Mantis

Pequeñas mascotas: Mantis

Hoy en nuestro artículo hablaremos de unos animales un tanto distintos a nuestro concepto de mascota, las MANTIS.

Taxonomia y morfologia

Las mantis o Mantodea son un orden de insectos que contiene más de 2.400 especies (entre ellas destaca la de la mantis religiosa) comúnmente conocidas como mantis, santa teresas o rezadoras llamadas así en varios idiomas por la disposición de sus patas delanteras, que recuerdan la posición de rezo y que están notablemente modificadas para la captura y el agarre de sus presas.

Tienen cabezas triangulares con tres ojos simples entre dos ojos compuestos, esta excelente visión en un cuello bien articulado les permite una visión de 180º, permitiéndoles usar la vista como principal herramienta para localizar a sus presas. Aunque cabe destacar que las mantis tienen la capacidad de detectar la ecolocalización de los murciélagos y de esta manera dejar de volar o moverse cuando se aproxima uno.

Alimentación

En su mayoría son depredadores de emboscada, valiéndose de su gran camuflaje para esperar a que una presa pase cerca suyo y poder capturarlas entre sus patas delanteras provistas de espinas. Su movimiento es tan rápido que cuesta distinguirlo a simple vista, llegando a cazar moscas al vuelo u otros insectos que conforman su dieta.

Hábitat y  cópula

Las mantis se distribuyen por todo el mundo, aunque hay una gran variedad de ellas en las zonas tropicales. Las mantis ponen una ooteca, que viene a ser una bolsa con decenas o centenares de huevos dentro, y dependiendo del clima nacen en 4-5 semanas o se producen una pausa en invierno y sigue su desarrollo cuando vuelve el buen tiempo.

Para producir una ooteca deben aparearse, esta reproducción explica porque las mujeres siempre mandan en casa, y durante o después del apareamiento (en muchos casos) la hembra se come al macho. Esta conducta de canibalismo sexual se justifica porque sino no tendría suficientes nutrientes para poner la ooteca, y en cautiverio puede ser disminuida dando de comer todo lo que quieran la semana anterior al coito.

En cautividad

En caso de querer mantener estos insectos en cautividad debemos tener siempre el macho y la hembra en terrarios individuales hasta la época de reproducción. La temperatura y humedad depende de la especie variando desde 20ºC hasta 40ºC y de 30% hasta 100%. En todos los terrarios se deben proporcionar ramas, salientes o malla para que puedan pasearse por el terrario y mudar correctamente. Para la muda las mantis se sujetan a una rama y mudan totalmente su exoesqueleto, dejando una piel seca idéntica a nuestra mantis.

Especies

Hay 15 familias de mantis, y por experiencia propia existe una gran diversidad entre ellas, aquí os dejo una pequeña muestra de algunas de las especies más curiosas o bonitas que he mantenido en cautividad:

Mantis fantasma: Debe su nombre a la forma de su cabeza y es muy apreciada entre aficionados porque según la humedad a la que las mantengas varían su color cogiendo tonos crema, negros, rojos o verdes.

Mantis orquídea: Debe su nombre a la gran similitud que mantiene con las orquídeas, cogiendo tonos blancos, rosas o amarillos según la flor en la que estén. Una mantis muy exigente y difícil de criar en cautividad por problemas de mandíbula y por la gran diferencia de tamaño entre hembras y machos.

Mantis flor espinosa: Debe su nombre a que en su comportamiento deimático (posición que adopta para aparentar comportamiento amenazador frente a su depredador) muestra un gran colorido que recuerda a los colores de una flor y su abdomen tiene 5-6 pinchos que le valen el nombre de espinosa.

Mantis hoja muerta: Debe su nombre a la gran forma y coloración criptica que guarda una gran semejanza con las hojas del suelo, es casi imposible distinguirla de otras hojas caídas de un árbol.

Mantis diabólica: Por último y no menos importante, una de las especies más difíciles de mantener en cautividad y que parece sacada de otro planeta, quizás por eso lo de mantis diablo. Es una de las mantis más buscadas por todo aficionado que se aprecie.

Por:
Ferran Solanes
Colaborador Dto. Veterinaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *