Blog

El masaje transverso profundo (cyriax)

El masaje transverso profundo (cyriax)

Hace ya más de 50 años que el Dr. James  Cyriax (Traumatólogo y Ortopeda) fue unos de los primeros en difundir el uso de los tratamientos  en los puntos concretos donde se ha producido una lesión, desarrollando tres tipos de técnicas para las lesiones de tejidos blandos:

  • Manipulación o desbloqueo vertebral de la columna para las afectaciones discales.
  • Las infiltraciones con el medicamento adecuado en el punto exacto.
  • El masaje aplicado en el punto exacto de la lesión.

El masaje transverso profundo o fricción transversa (FTP)  es un tipo de masaje que llega hasta capas más profundas de tejido por debajo de la piel como el músculo, tendones y ligamentos. Entre los efectos más importantes se destacan los de tipo mecánico y químicos locales que más adelante se describirán.

La maniobra de fricción desde el punto de vista  biomecánico es una maniobra mixta, que combina la presión y el desplazamiento  con una inclinación de 70º si se emplea la modalidad digital. Se efectúa  una pequeña presión estática, y posteriormente se introduce un componente giratorio gradual que incrementa la profundidad de la maniobra. La presión se va relajando y la manipulación es repetida a lo largo de unos minutos. Durante la aplicación de la técnica hay que evitar la flexión continua de dedos y muñeca, ya que se puede producir una lesión. Desarrollar destreza en las dos manos es importante para evitar la sobrecarga de la dominante, así como,  involucrar el movimiento generado desde todo el miembro superior, tronco o pies para poder desarrollar la máxima intensidad con la menor fatiga muscular.  La duración de la maniobra es variable según los diferentes autores, siendo un estándar adecuado las aplicaciones que van desde los 30 segundos hasta 10 minutos como media en los tratamientos.

Los efectos del FTP más relevantes son:

  1. Producir la llamada lesión terapéutica que favorece la reorganización de los tejidos nuevos.
  2. Favorecer la rehidratación del área lesionada manteniendo la consistencia blanda del tejido conjuntivo.
  3. Evita la consolidación de los depósitos cristalinos formados en la unión tenoperióstica.
  4. Disminuye la presencia de adherencias por sobrecarga en la unión miotendinosa.
  5. Aumento de la temperatura cutánea por fricción superficial.
  6. Favorece el proceso de cicatrización del tejido conectivo.
  7. Favorece la dispersión de residuos patológicos periarticulares.

Las indicaciones más frecuentes a modo de resumen son:

  • Preparación para la movilización y manipulación por electroestimulación o trabajo muscular en descarga.
  • Sobre lesiones traumáticas del vientre muscular.
  • Sobre lesiones ligamentosas.
  • Sobre procesos inflamatorios y/o degenerativos del tendón.
  • Como forma de calentamiento para la actividad competitiva: masaje de calentamiento deportivo (fricción superficial).
  • Sobre residuos de procesos cicatriciales patológicos como queloides, hipertrofias, etc.
  • Neuralgias persistentes con adherencias a planos óseos de los troncos nerviosos.

Por:
Iolanda Muñoz
Docente Rama Sanitaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *