Blog

Fisioterapia Geriátrica: 5 consejos prácticos - TOP aul@ Salud

Fisioterapia Geriátrica: 5 consejos prácticos

¿Sabes qué provoca el sedentarismo o encamamiento prolongado? La pérdida de movilidad de las diferentes articulaciones, así como otros problemas: circulatorios, digestivos, bronquiales y de la piel son ejemplos frecuentes. Te explicamos el por qué y cómo evitarlos, síguenos …

Las personas mayores con frecuencia tienen asociadas patologías (artrosis, artritis, hemiplejias por ictus, etcétera) que provocan una pérdida de movilidad que les lleva a la dependencia de otras personas para sus actividades de la vida diaria y a tener una calidad de vida no muy buena.

¿Qué provoca la falta de movimiento de nuestro cuerpo?

Entre las consecuencias más frecuentes e importantes, tenemos:

  1. Pérdida de masa muscular por desuso o poco uso (atrofia), lo que genera una sobrecarga importante para la parte ósea que puede provocar una mayor fragilidad y probabilidad de fracturas.
  2. La disminución de actividad-movilidad también interfiere en la fijación del calcio en los huesos con lo que contribuye a la desmineralización ósea (osteoporosis).
  3. Pérdida de grados de amplitud articular con lo que los movimientos de las articulaciones cada vez son más reducidos y limitados.
  4. Dificultad en la circulación de retorno (venosa) con aumento de la coagulación sanguínea que incrementa la posibilidad de coágulos que pueden derivar en embolias, trombosis o infartos, por ejemplo.
  5. La falta de movilidad general de nuestro cuerpo también provoca una disminución de los movimientos intestinales con lo que dificulta la evacuación regular de las heces (materia fecal).
  6. En cuanto a los bronquios, la falta de movimiento del cuerpo produce que las secreciones mucosas se acumulen más y favorezcan las infecciones respiratorias y la dificultad respiratoria.
  7. La presión prolongada sobre determinadas partes de la piel en la que los huesos están más prominentes también acaba produciendo lesiones (úlceras) de los tejidos que se encuentran entremedias de la superficie y el hueso.

¿Qué se puede hacer para mejorar la calidad de vida?

Desde la fisioterapia se pueden trabajar todos estos aspectos para incrementar el bienestar y la calidad de vida de la persona. Entre las acciones, tenemos:

  1. Ejercicios adaptados a las circunstancias de cada persona (sentados, de pie o en cama en función del estado de la persona).
  2. Movilizaciones pasivas (efectuadas por el fisioterapeuta) de las diferentes articulaciones.
  3. Paseos fuera o dentro de las instalaciones o en casa para facilitar el riego sanguíneo y tránsito intestinal.
  4. Ejercicios en el agua para aprovechar los efectos de la flotación (disminuye peso de la persona) teniendo en cuenta la seguridad de la persona.
  5. Masajes para descargar tensiones de las malas posturas mantenidas y favorecer también la circulación sanguínea.

Ten en cuenta que moverse y hacer ejercicio es indispensable y muy importante en las personas mayores para mantener la salud, una buena calidad de vida y poder disfrutarla.

Por:
Iolanda Muñoz
Docente Rama Sanitaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *