Blog

6 consejos para sobrevivir a los excesos de la navidad - TOP aul@ Salud

6 consejos para sobrevivir a los excesos de la navidad

Llegan las fiestas de Navidad y con ellas los excesos de comida y bebida que pueden alterar nuestro estado de salud. Son celebraciones para pasar en familia y amigos muy asociadas al consumo de comidas copiosas y elaboradas, dulces y bebidas con diversa graduación alcohólica en cantidades, en muchos casos, exageradas tan asociada a nuestra cultura.

Nos gusta en estas fechas que no nos falte de nada en la mesa en cuanto a platos típicos, que suelen ser más grasientos y con salsas más elaboradas en ingredientes y condimentos, también se suelen consumir más dulces de lo habitual como turrones y otros tantos típicos y, como no, no hay celebración que se preste sin vino, cava y otros licores espirituosos de alta graduación para acompañar los ricos manjares que nos esperan.

Todos estos excesos alimenticios pueden provocar alteraciones en nuestra salud como, por ejemplo:

  1. Problemas digestivos en forma de malestar digestivo, acidez, dolor estomacal, diarrea y/o estreñimiento.
  2. Aumento de peso corporal por una sobrealimentación y una disminución de la actividad física en general.
  3. Alteraciones biliares o hepáticas por el exceso de grasas.
  4. Alteraciones de los niveles de azúcar en sangre por el aumento de consumo de dulces.
  5. Alguna que otra intoxicación etílica por exceso de alcohol, así como, resecas posteriores.
  6. Resfriados por los cambios bruscos de ambientes y temperaturas con ayuda de la falta de vestimenta adecuada (ropa más selecta y bonita pero poco reguladora térmica para el cuerpo).
  7. Problemas lumbares generados por la descompensación muscular al aumentar el tamaño del hígado tras los atracones navideños.

Para poder evitar o reducir estos posibles problemas de salud durante nuestras navidades, podemos seguir unos consejos sencillos y efectivos como, por ejemplo:

  1. Reducir las cantidades de las raciones de cada plato.
  2. Cocinar los platos típicos reduciendo la cantidad de grasas (aceites, mantequillas, etc) o utilizando sistemas de cocción más saludables (horno, plancha, papillot, etc).
  3. Reducir el consumo de alcohol y sobre todo de los licores que están destilados con altas cantidades de azúcar.
  4. Entre comidas, los días no festivos hacer platos con verduras y frutas para que descanse el sistema digestivo.
  5. Salir a caminar en las horas de sol para hacer un poco de ejercicio o practicar deporte para no estar tantos días de vacaciones inactivos y sedentarios.
  6. Aumentar el consumo de agua y zumos naturales.

Visto así, parece que las navidades no son buenas para la salud, pero nada más lejos de la realidad si las disfrutamos con sentido común y moderación. Son momentos de disfrutar de la compañía de nuestros seres queridos y de la comida típica de nuestra cultura o la diversidad de ellas con las que convivimos.

Por:
Iolanda Muñoz
Docente Rama Sanitaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *