Blog

5 ejercicios recomendables para recuperarse del ictus - TOP aul@ Salud

5 ejercicios recomendables para recuperarse del ictus

¿Sabes qué es un ictus y qué ejercicios son aconsejables para recuperar la movilidad? Un accidente vascular cerebral o ictus es una lesión que se produce por la interrupción brusca de sangre a una región del cerebro provocando que las neuronas afectadas mueran. Sigue leyendo y aprenderás cosas de vital importancia.

Los accidentes vasculares cerebrales pueden tener diversas causas, pero se engloban en dos grandes grupos: los causados por hemorragias y los causados por isquemia (reducción) o falta total de riego sanguíneo. Para detectar que una persona está sufriendo un ictus hemos de seguir el protocolo “PRISA” que son las iniciales de: pronuncie su nombre, intente sonreír y alce ambos brazos. Tres cosas que no podrá realizar la persona por afectación motora manifestada en la mitad del cuerpo (hemiplejia derecha o izquierda) en función de en qué hemisferio está sufriendo la lesión.

Dependiendo de la severidad y si la lesión es en uno o ambos hemisferios cerebrales (unilateral o bilateral) y, después del tratamiento médico, la persona necesitará tratamiento rehabilitador y fisioterápico de larga duración para poder recuperar al máximo la movilidad y con ello la autonomía personal para sus actividades de la vida diaria.

A continuación, y de forma breve y sencilla explicaremos una serie de ejercicios destinados a la mejora en general de la movilidad, la marcha y la estabilidad que pueden ayudar a la persona a seguir siendo autónoma:

  1. En primer lugar, si la persona ha perdido la bipedestación (poder estar de pie) será necesario aplicar ejercicios para recuperarla de nuevo. Sentados frente a una barandilla o espaldera, levantarse y sentarse agarrándose en ella y siempre garantizando que la silla de ruedas está frenada.
  2. Una vez recuperada la bipedestación, se debe iniciar la marcha (caminar) con la ayuda de las paralelas (caminar hacia delante, hacia atrás y de ambos lados).
  3. También es importante potenciar la musculatura y la movilidad de las articulaciones afectadas con ejercicios autopasivos (lado no afectado carga con el lado afectado para realizar los movimientos de flexión, extensión, etcétera).
  4. En unas semanas y en función de la evolución se puede iniciar el trabajo con la rampa y la escalera (subir y bajar) para caminar por las superficies urbanas.
  5. Los ejercicios en el agua son beneficiosos, ya que el trabajo que se realiza facilita la movilidad de las articulaciones por el efecto de la flotación y otros efectos como la relajación.

En cualquier caso, siempre es conveniente intentar hacer que la persona afectada por un ictus utilice el lado paralizado con paciencia y constancia que son los pilares indispensables para recuperar la movilidad lo máximo posible.

Por:
Iolanda Muñoz
Docente Rama Sanitaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *