Blog

5 consejos para prevenir las agujetas - TOP aul@ Salud

5 consejos para prevenir las agujetas

Has realizado un ejercicio en el gimnasio, una caminata en la excursión o una limpieza profunda en casa y tienes agujetas. ¿Sabes qué son y como quitarlas? A continuación, te sacamos de dudas para que puedas prevenirlas o reducir sus molestias.

Las agujetas son un dolor intenso que aparece a las 12-24 horas en diferentes músculos del cuerpo después de una actividad física intensa. Existen diversas teorías, aunque ninguna es concluyente hasta el momento que intentan explicar el por qué se producen, como, por ejemplo:

  1. Teoría metabólica en la que dice que tras el ejercicio intenso se generan unas sustancias de desecho en el músculo (ácido láctico cristalizado). Aunque los últimos estudios han evidenciado que realmente no siempre hay ácido láctico, aún, existiendo agujetas.
  2. Teoría inflamatoria que pone de manifiesto que el ejercicio aumenta la fricción de las fibras musculares y con ella la inflamación como mecanismo de respuesta.
  3. Teoría mecánica que demuestra que los constantes estiramientos de las fibras provocan rotura de las mismas provocando dolor.
  4. Teoría neurológica en la que existe una interpretación errónea en los receptores sensitivos del dolor.

Sea cual sea la explicación del porque se producen las agujetas y teniendo en cuenta que son en muchos casos inevitables y que por sí solo desaparecerán en unos días, a continuación, te dejamos unos consejos que aliviarán un poco el dolor y las molestias que provocan:

  1. Cuando se tenga previsto realizar una actividad más intensa que requiera de un sobreesfuerzo más allá de lo habitual (iniciar actividad deportiva o lúdica), es aconsejable hacerlo de forma progresiva.
  2. Después de un ejercicio intenso el calor en las zonas musculares sobrecargadas es una buena opción que aliviará el dolor y las molestias.
  3. El masaje también es otra buena técnica para liberar la tensión y la sobrecarga producida en aquellos músculos que más han trabajado, como, por ejemplo, la pantorrilla, el muslo, etcétera.
  4. Baños en el hidromasaje o spa resultan relajantes tanto para los músculos como para el sistema nervioso central.
  5. Realizar estiramientos de forma progresiva y con suavidad previos al ejercicio pueden ayudar a disminuir la fatiga y el daño en las fibras musculares.

Existe el dicho popular que dice que “el tiempo lo cura todo” y en este caso, así es, con el paso de los días irán desapareciendo esos puntos dolorosos y las molestias musculares producto de las agujetas. No obstante, sigue los consejos que te hemos descrito y que las agujetas no sean un impedimento para seguir moviendo tu cuerpo.

Por:
Iolanda Muñoz
Docente Rama Sanitaria

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *